Un restaurante como un buen negocio

Un buen negocio es un restaurante, puedes estar seguro que la empresa de comida nunca falla, todas las personas necesitamos de comida para vivir y muchas veces queremos darnos el gusto de comer en un lugar diferente a la casa, siendo el restaurante el lugar indicado.

restaurante éxitoEl propietario de un restaurante de éxito tiene que tener algún sentido de los negocios. La paciencia siempre es una virtud, siendo este también otro activo importante a la hora de ser el dueño de su propio negocio, al igual que buenas habilidades de gente.

Por último, si no te importa las largas horas de trabajo, la apertura de tu propio restaurante puede ser el negocio ideal para ti.

Muchas personas que disfrutan de la cocina piensan que deben abrir su propio restaurante. Desafortunadamente, lo que no se dan cuenta es que un restaurante es algo más que cocinar y servir a los clientes.

Se trata de la contabilidad, marketing, ventas, recursos humanos, muchas veces todos hechos por el mismo dueño del restaurante. Si te gusta trabajar con números, te gusta llevar los libros, interactuar con la gente de ventas, así como con los clientes, un trabajo como propietario de un restaurante puede ser tu vocación.

A medida que tu negocio crece, es posible que puedas dejar en manos de terceras personas algunas de estas funciones, pero siempre se debe saber lo que está pasando con cada parte de tu restaurante.

A diferencia de las historias que se pueden ver en la red de alimentos, la mayoría de los propietarios de los restaurantes no se convierten en celebridades millonarias.

Si abres un nuevo restaurante con la idea de que te hará rico, te equivocas.

El éxito llega con perseverancia, que se inicia con la paciencia

perseveranciaUna de las razones por las que muchos restaurantes cierran en el primer par de años de la apertura es que la gente se cansa de trabajar largas horas y no ver resultados inmediatos.

Pregunta a cualquier restaurador de éxito como fueron sus primeros años de actividad y os dirán que fueron similares y es muy probable que te vaya a sonar algo así como la semana de trabajo de 80 horas, sin vacaciones ni descansos.

Nadie va a preocuparse por tu restaurante tanto como tú lo haces. Es por eso que es importante que pongas tu corazón y alma en ella, con el fin de mantener la motivación cuando surgen problemas o el negocio es lento.

No todas las personas están hechas para ser su propio jefe. A menudo es mucho más difícil motivarte a ti mismo, que si hubiera otra persona que te dice qué hacer.

Antes de abrir un nuevo restaurante, ten en cuenta el impacto que tendrá en tu familia. Por supuesto, al ser el jefe siempre te puedes llevar a tus hijos a trabajar y muchos restaurantes llevados por la familia permanecen abiertos durante décadas.

Si no te gusta interactuar con el público, esto puede no ser el negocio ideal para ti. Como propietario, representas tu negocio incluso cuando no estás en el restaurante. Por lo tanto es importante que seas agradable y cordial con la gente.

También se tiene que tratar con clientes molestos de vez en cuando, y saber cómo manejar sus quejas con eficacia también es importante para la reputación  de tu restaurante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *